Situación en los campamentos

La población refugiada se ha distribuido en cuatro distintos campamentos. Ellos suponen un esbozo de estructura administrativa en los que han ido repitiendo el nombre de sus ciudades del Sahara Occidental o wilayas (provincias); cada una cuenta con una población de entre 45.000 y 50.000 habitantes.

Estas provincias a su vez se componen de varias poblaciones y municipios (dairas) los que a su vez se componen de cuatro barrios, en el centro de los cuales se ubica el centro administrativo, el dispensario y el resto de incipiente infraestructura y equipamiento administrativo.

Los campamentos no cuentan con suministro eléctrico regular, ni agua potable. Sin embargo existen algunos pozos de los que se extrae agua de baja calidad y la mayoría de la población cuenta con pequeños generadores eléctricos alimentados por placas solares.

El desierto del desierto, la Hammada; a la escasez de agua, luz eléctrica y alimentos se suman las difíciles condiciones climáticas que tienen que soportar. La población instaló allí sus jaimas y día a día han ido organizando sus campamentos de la mano de la ayuda internacional.

Alrededor del 65% de la población son mujeres y son ellas quienes cuidan de la familia en la mayoría de los hogares. Gracias a diversas “organizaciones creadas y autogestionadas por el pueblo saharaui en el exilio se ha logrado una extraordinaria hazaña, erradicar casi por completo el analfabetismo”. En los campamentos, existen centros de salud y escuelas primarias, así como pequeñas cooperativas y organizaciones dedicadas a la educación. Hay dos escuelas secundarias importantes, una especialmente dedicada a la formación de mujeres.

Aproximadamente, 200.000 personas, en su mayoría mujeres, niños y jóvenes, aún soportan un exilio injustificado